martes, 27 de junio de 2017

MARRUECOS: ¿hacia una nueva ola revolucionaria? Los ingredientes de una importante crisis política se acumulan. Un analisis de Chawqui Lofti






Desde la jornada del 18 de mayo a la manifestación nacional del 11 de junio, la situación social y política está marcada por la aceleración de las contradicciones. El poder está realmente en dificultades y se van acumulando los ingredientes de una crisis política de gran envergadura.

Hacia una crisis de hegemonía del poder
Frente a la profundidad de la movilización popular en el Rif, el poder ha intentado dividir y aislar sin lograrlo en la práctica. Esperaba que el tiempo jugaría a su favor y que el movimiento, carente de salidas, se agotaría por sí mismo. La protesta pone al descubierto una crisis profunda de la fachada democrática, de los instrumentos institucionales de mediación, de los dispositivos hegemónicos de los dominantes:
· Los partidos del sistema, asociados a una gestión clientelista, represiva y corrupta, están desacreditados. El sistema político oficial está confrontado en las urnas por un boicot masivo y también en la calle. Las peripecias que han acompañado a la formación del nuevo gobierno, lejos de los resultados expresados por las urnas en el circo electoral de noviembre de 2016, han demostrado que los partidos no son sino unos dóciles ejecutores, la antecámara del clientelismo y de las gratificaciones reales. Ya ni siquiera hay fuerzas políticas del sistema que puedan vender la posibilidad de reformas en el marco de la continuidad, como el PJD hace algunos años o antes que él la USFP. La monarquía ha agotado sus mediaciones a fuerza de domesticar el campo social y político no dejándole ninguna autonomía.
· No es casualidad si el movimiento actual se niega a negociar sin condiciones y se dirige directamente hacia la monarquía. Lo que es puesto en un primer plano es el descubrimiento de la fachada: el monarca es el poder real. Comienza a plantearse una nueva secuencia, en términos de horizonte político, que tendrá un efecto mayor sobre las perspectivas de conjunto, cualquiera que sea el resultado de esta lucha. Cuando las demandas sociales y democráticas se dirigen directamente a la monarquía que no tiene ya fusible que presentar, ésta se vuelve un objetivo potencial. Lo que es nuevo o al menos se manifiesta con una nueva amplitud, es la combinación de la crisis social y la crisis política.
· Otro hecho que tiene su importancia simbólica y política. La ola de represión actual comenzó después de la interrupción de la prédica de un imán oficial que hizo un sermón contra el Hirak. Nasser Zefzafi planteó la pregunta de "¿las mezquitas son la casa de dios o la del majzén?" seguido por un movimiento de boicot de las mezquitas del poder. Es sin duda la primera vez que la protesta se inmiscuye bajo esta forma en uno de los dispositivos más anclados de la legitimación premoderna de la monarquía (en el que el rey se afirma como el "comendador de los creyentes"). Por otra parte, el discurso de la protesta no bebe en las fuentes de los referentes teológicos del islam político organizado o del Estado, sino en las de los resortes culturales del islam popular puesto al servicio de las luchas sociales y democráticas. Se trata de un discurso político laico en su contenido social y democrático y en las explicaciones racionales de los motivos de la lucha; pero se irriga en parte de la religión como cultura y lengua integrada en las vivencias populares. Esta simbiosis es corrosiva para el poder. Así pues, tanto los elementos de legitimidad moderna de la fachada democrática como los de la tradicional están fisurados por la protesta actual.
· El otro brazo del sistema, la represión organizada o la amenaza de su empleo, produce el efecto contrario. El miedo al majzén ha retrocedido en gran medida. Reprimir frontalmente, provocar una masacre, es correr el riesgo de un enfrentamiento general y del hundimiento de la fachada democrática. La monarquía se convertiría en el objetivo directo. La imagen de un reino estable en el tablero regional, “en transición democrática”, capaz de respetar, en un contexto de paz social, las condiciones exigidas por el FMI y las multinacionales estallaría en pedazos. Los recursos externos a la reproducción de la dominación en el plano interno se encontrarían considerablemente debilitados, incluso puestos en cuestión combinándose a procesos abiertos de deslegitimación interna.
· El sistema muestra una debilidad creciente. La naturaleza misma de la propaganda contra el hirak es reveladora: la teoría del complot legitima la represión y revela que frente a las tensiones sociales, el poder no vehiculiza ya la promesa de un cambio social y de una autorreforma. El mito de una unidad nacional amenazada suena hueco de pura repetición de las acusaciones: un día el movimiento estaría al servicio de los servicios secretos argelinos, otro estaría financiado por el Polisario, otras veces se denuncian supuestos vínculos con el chiismo, todo cargado con pesados motivos de inculpación y sospecha. Este discurso que fabrica el enemigo interno se alimenta de una reactivación de un racismo cultural latente. El poder en crisis no encarna ya un ideal tipo que permita una identificación positiva que permita ganar tiempo para las expectativas que surgen de la sociedad. Las ilusiones se desmoronan.
· Ha perdido la batalla de la comunicación. En los tiempos de las redes sociales ya no se puede ahogar la realidad de la protesta y de su palabra. Los medios a las órdenes del poder ya no son capaces de invisibilizar y de desviar el sentido de las revueltas populares y cuando lo hacen, refuerzan la convicción de que este sistema no está dispuesto al diálogo, ni a reformarse, porque miente y la mentira es disecada, analizada, puesta en cuestión dando razones suplementarias para la determinación de acabar con él.

El fracaso político del poder
La ola represiva que siguió al 26 de mayo ha tenido por objetivo el núcleo duro de la dirección del Hirak esperando así desorganizar el movimiento. Esta estrategia no funciona:
a) El Hirak ha hecho emerger una nueva dirección orgánicamente ligada al movimiento de protesta pues ha producido una amplia capa de militantesanónimos, hombres y mujeres, que se han ejercitado en la experiencia de masas de la confrontación con el poder. Signo del enraizamiento de la protesta aunque ésta se vuelve más difícil.
b) La protesta se ha enraizado en una actividad cotidiana. Ha estimulado igualmente la solidaridad en todo el país y el comienzo de la extensión geográfica más allá del Rif.
c) La represión ha hecho emerger en la lucha un movimiento de mujeres a la vanguardia del combate por la liberación de las personas detenidas pero también como actor en la movilización.
d) No hay ningún cambio en terreno de las exigencias del Hirak. La base de la lucha es el conjunto de las reivindicaciones defendidas desde hace meses. La cuestión de la liberación de las personas detenidas lleva a un nivel superior la combinación de la lucha por la libertad política y la satisfacción de las reivindicaciones sociales.
e) El diálogo sigue rechazado por estas mismas (buenas) razones: mientras no haya liberación de todas las personas detenidas, el levantamiento de la militarización, el reconocimiento de la representación decidida por el propio Hirak. No se trata de un diálogo a cambio de la detención de la movilización o con personajes de fachada o para objetivos contrarios a la satisfacción de las reivindicaciones combinadas con mecanismos de garantía y control.
Al poder le han hecho fracasar en el terreno político. Entre el 18 de mayo y el 11 de junio se han sucedido llamamientos de solidaridad mientras el nivel de represión en el Rif ha impuesto una capa de plomo. Ésta intenta hacer imposible toda concentración o manifestación masiva e impedir una actividad de masas cotidiana. A la vez, continúa la ola de detenciones de los animadores de la movilización (más de 120 hoy). Las movilizaciones en el resto del país han sido también fuertemente reprimidas. En este contexto, surgió el llamamiento a una iniciativa centralizada en Rabat con la consigna federadora de “Somos un único país, un solo pueblo. Todos contra la Hogra”. (Hogra es un término que evoca a la vez el desprecio, el abuso de poder y la injusticia ndt).
Esta iniciativa ha sido apoyada por un arco de fuerzas bastante amplio que ha reagrupado a militantes del movimiento social, a la izquierda no gubernamental, a las fuerzas de la izquierda radical, a la oposición islamista independiente, a las asociaciones de derechos humanos, a las coordinadoras locales de apoyo al Rif y a las corrientes amazigh. Su objetivo era combatir la propaganda del poder contra el pretendido separatismo, situar el terreno del conflicto en el rechazo a la Hogra y cuestiones sociales, solidarizarse con la movilización del Rif y exigir la liberación de los detenidos y el fin de la represión. Pero tras estos objetivos, se trataba también de verificar las posibilidades de la construcción de un movimiento a nivel nacional. A pesar del contexto del Ramadán, la manifestación impulsada por el comité de detenidos de las familias del Rif fue un verdadero éxito con una participación de entre 100 000 y 150 000 manifestantes.
Como en el M20F, las organizaciones no aparecen como tales, aunque se pudiera señalar la imponente demostración de fuerza de Al adl wal ihsanne (Justicia y Caridad). Pero lo esencial está en el hecho de que esta iniciativa ha podido unificar las consignas sobre bases progresistas de las reivindicaciones de derechos para todos y todas contra la hogra y la represión. Anuncia la constitución de un frente para la defensa de las libertades, de la dignidad y la justicia social como se afirma en su comunicado final, comprometiéndose en todas las regiones del país a desarrollar las movilizaciones. En cualquier caso, el poder está ahora confrontado a dos procesos que deben combinarse: el mantenimiento de la resistencia popular en el Rif y el despertar social y democrático en las demás regiones del país.

El Hirak y el M20F
· Mucha de la gente que participa en las manifestaciones así como las consignas y el retroceso del miedo están ligados a la experiencia de 2011. Pero la comparación se detiene ahí. La inquietud del poder no es solo que el Hirak pueda incitar a otras poblaciones a reivindicar sino que se cristalice una nueva ola revolucionaria dirigida, esta vez, por un movimiento popular sin mediaciones, sin reivindicaciones gestionables por el sistema, sin objetivos secundarios o derivados, más articulado con la población y las urgencias sociales en su globalidad. Lo que se perfila es un movimiento que extrae su legitimidad y su radicalidad de la lucha con el objetivo de poner fin a las políticas de austeridad, militarización y represión. Cuando las demandas sociales se traducen en reivindicaciones concretas y claras, ninguna alquimia ni juego malabar electoral o constitucional puede responder a ellas. Cuando la lucha exige el final de la militarización, va más lejos que el dispositivo en vigor, llega a la arquitectura interna del aparato represivo y a un sistema basado en la violencia del Estado. Cuando la lucha exige el final del reino de la austeridad, de la Hogra y de la represión, traza líneas de fractura con el orden establecido que no pueden ser desactivadas en el campo institucional.
· El poder no puede satisfacer las reivindicaciones. Hacerlo sería indicar que mediante la lucha colectiva es posible ganar. Hacerlo supone una reorientación global de las políticas públicas. Una ecuación imposible para el poder asociado orgánicamente a un capitalismo patrimonial fundado en la desposesión continua, la dependencia y la impunidad económica de la casta dirigente. La situación es tal que simples concesiones mínimas o formales, aunque solo fuera para ganar tiempo, ahora son políticamente ineficaces, porque sectores de la población han asimilado también la experiencia del 20 de febrero y sus consecuencias. Las concesiones otorgadas están hechas para ser renegadas. Los cambios constitucionales o de personal político, las elecciones, no cambian nada en la relación del Estado con la sociedad. El diálogo social es cambiar la lucha por una promesa que no se traduce nunca en nada. De una cierta forma, el poder ha hecho demasiado poco o demasiado tarde 1/. Su estrategia de concesiones parciales, de recuperación/neutralización de las direcciones, de dispersión de las reivindicaciones, su guerra de desgaste no tiene efectos.
En muchos aspectos, el Hirak es un movimiento más radical que el M20F. Hay que comprender la dinámica de lucha como un proceso abierto de radicalización que, desde la defensa de las cuestiones sociales y democráticas elementales llega a contestar progresivamente la gestión securitaria y política de sus demandas y de sus responsables. Lo que alimenta esta radicalización no son las consignas políticas centrales sino la contradicción concreta entre las reivindicaciones defendidas y la naturaleza represiva y antipopular del poder en un contexto de enfrentamiento de masas que pasa por múltiples fases. Estamos lejos de la simple reivindicación de la justicia para Fikri y el combate hoy es global aunque limitado por la situación de aislamiento de la región. En este contexto, ¿cómo plantear la cuestión de la construcción de un movimiento popular global?

Los temas y desafíos de la fase que se abre
La posibilidad de que emerja una dinámica nacional victoriosa necesitará evitar las trampas y la repetición de los errores o límites del M20F:
· Se trata de poner en el corazón de la movilización las urgencias sociales y democráticas concretas, de declinar la lucha contra el Hogra en el plano local. En suma, de combinar la defensa de los derechos fundamentales (“el fin del reino de la depredación, de la austeridad, de la Hogra y de la represión”) asociándolos a las necesidades concretas y preocupaciones inmediatas de las masas populares.
· Hay que rechazar las consignas que canalizan la lucha popular hacia objetivos constitucionales (una constitución democrática o una monarquía parlamentaria) que no traducen concretamente, en esta etapa, la necesidad de movilizarse y de acabar con el majzén de la depredación y de la represión, de responder a las urgencias sociales, y que dividirían al movimiento sobre la naturaleza de las “soluciones políticas”.
· Se trata de rechazar las bambalinas políticas, los seudo diálogos con las marionetas del poder, las mediaciones y fusibles del sistema. Las demandas sociales y democráticas deben estar orientadas hacia el poder real y los verdaderos centros de decisión a imagen de las exigencias del Hirak en el Rif.
· Hay que estructurar el movimiento a través de los frentes de lucha locales que no se resumen a un cártel de organizaciones o de redes militantes. Se trata de avanzar hacia marcos de movilización de masas, de unidad de acción popular, realmente participativos e inclusivos, hacia un movimiento estructurado por abajo, que no dependa de la agenda de las organizaciones, sino que desarrolle sus propias fuerzas y la dirección de las luchas. Este enraizamiento popular y local, en el que quienes luchan, elaboran sus reivindicaciones y dirigen su lucha, es la condición de una representación orgánica del movimiento, incluso a escala nacional. Es el proceso que permitirá masificar la movilización y mantener la unidad de las fuerzas que luchan realmente por el cambio. No tomar en cuenta esta dimensión es permanecer en una visión de las relaciones entre movimientos sociales/populares y fuerzas políticas, discutible, históricamente superada y que constituye un problema y no un comienzo de solución.
· Igualmente, hay que desarrollar y ampliar la unidad, incluyendo de una forma estable a los diferentes movimientos sociales y a los sectores sindicales sin esperar el aval de las burocracias y su buena voluntad para dar consistencia a un verdadero frente social, democrático y popular dirigido hacia la acción. La unidad en lo que concierne a las fuerzas políticas debe ser sin exclusión pero sin concesiones sobre el fondo: 1) unidad para la defensa de las reivindicaciones sociales y democráticas inmediatas del conjunto del pueblo sin restringir la lucha actual a objetivos limitados: liberación de las personas detenidas, alto a la represión, solidaridad con el Rif; 2) unidad sobre la necesidad de construir una correlación de fuerzas a largo plazo mediante la movilización hasta la satisfacción de las reivindicaciones; y 3) unidad sobre la necesidad de respetar la independencia organizativa del Hirak, de los movimientos populares y de sus estructuras propias.
· De lo que se trata es de superar las desigualdades de ritmos, la diversidad de las configuraciones sociales y culturales, hacer frente a las maniobras del poder, imponer el derecho a manifestarse. Pero si “tiempos fuertes” nacionales son necesarios, no podemos olvidar una lección del M20F: manifestaciones masivas y regulares no bastan para desplazar la correlación de fuerzas. Será preciso, durante el camino, desarrollar formas de lucha que impulsen la desobediencia generalizada, las ocupaciones de espacios públicos, los paros y las huelgas en los lugares de trabajo.
· Igualmente hay un tema de solidaridad internacional. Si la lucha del Rif tiene una relativa visibilidad mediática en el plano internacional, el eje esencial no puede reducirse a movilizar a las comunidades inmigrantes, a las redes militantes marroquíes existentes; hay que llevar a cabo una batalla de largo aliento y pública, con el objetivo de incluir a las fuerzas progresistas de los países en cuestión en el apoyo concreto al combate popular y contra las complicidades de los estados con el poder actual. Se trata de acosar al régimen en el terreno de sus apoyos internacionales estatales, de construir una corriente de opinión pública solidaria, de romper la imagen de un rey moderno que camufla una tiranía real y un sistema mafioso.

Reagrupar a la izquierda de lucha
En el conjunto de esta secuencia, las corrientes de la izquierda radical y de lucha deberían unirse sin previos o condiciones. Esta unidad no puede limitarse a coordinarse puntualmente en iniciativas coyunturales de apoyo a la movilización. De lo que se trata es de que se desarrolle una expresión política común permanente en las batallas explícitas o implícitas que vienen y alrededor de algunos puntos de referencia fundamentales: ninguna solución a las reivindicaciones populares es posible sin una amplia movilización unitaria y combativa, sin la perspectiva de un enfrentamiento mayor con el poder de la minoría mafiosa y depredadora, sin poner fin al majzén y a todas sus instituciones.
Nadie puede substituir al pueblo y a los explotados en la lucha por la justicia social, la dignidad y la libertad o decidir en su lugar o hablar en su nombre. Luchamos para que el movimiento popular se represente él mismo, construya sus órganos de lucha y de decisión en total independencia del poder, sus agentes y sus partidos, y lleve a cabo la lucha hasta el final para acabar con el reino de la austeridad, de la Hogra y de la cachiporra. Estén organizados o no, se trata de reagrupar a todas las personas que luchan por una sociedad sin discriminación y opresión, dirigida hacia la satisfacción de las necesidades sociales, las libertades colectivas e individuales, de los derechos para todos y todas y la igualdad efectiva, todas las personas que luchan por una autodeterminación democrática y social del pueblo, un reparto igualitario de las riquezas, para actuar conjuntamente, aquí y ahora. Cualesquiera que sean las diferencias pasadas o actuales, la emergencia de un polo en la lucha claramente progresista y radical es una baza para la defensa de los intereses generales de las clases populares, la dinámica de la movilización, y la construcción a medio plazo de una alternativa política más creíble.
Esta unidad no significa ocultar nuestras diferencias, sino que a partir de una base común defendida públicamente, podemos discutirlas serenamente, partiendo de los objetivos concretos y de las posibilidades de la lucha. No podemos pretextar la presencia masiva de AWI (Justicia y Caridad) y de tácticas diferentes respecto a esa corriente para paralizar la expresión colectiva, unitaria e independiente de la izquierda de lucha y las posibilidades de intervenciones comunes. No podemos tampoco limitarnos a construir coordinadoras de organizaciones cuando para una victoria real es preciso que nazca un movimiento de masas independiente, autoorganizado, coordinado democráticamente y que cuente con sus propias fuerzas. La izquierda de lucha debe apoyarse ante todo en el pueblo y las categorías populares que siguen hoy mayoritariamente poco o nada organizadas.
Esta es también la lección del Rif. La izquierda de lucha debe ayudar a que se exprese una radicalidad, no minoritaria sino de masas, evitando la trampa de quienes, nerviosos ante las batallas que pueden venir, intenten una vez más los compromisos que darán un soplo de oxígeno al poder actual y a la perpetuación de la situación actual. Es también esa la lección del Rif. La izquierda de lucha debe ayudar a que se afirme un combate global que tiene por objetivo obtener la victoria, lejos de las estrategias de presión, de cálculos tácticos y de demostraciones de fuerza en las que se mercadean eventuales compromisos o retiradas de la lucha mañana. En cualquier caso, no repitamos el error del M20F cuando las corrientes políticas y sociales militantes de la izquierda de lucha entraron en la batalla en filas dispersas y divididas, sin capacidad para influir en la ampliación tanto de la correlación de fuerzas como de las perspectivas de emancipación social y democrática. Nuestra responsabilidad es colectiva y está claramente comprometida con nuestro pueblo. La izquierda real saldrá de ello reforzada y reconocida o derrotada por mucho tiempo.


Chawqui Lofti
militante de la izquierda democrática marroquí, co-editor de la web Badil Tawri y miembro de Emancipación Democrática (Tahadi).


Publicado originalmente en: http://taharour.org/?maroc-vers-une-nouvelle-vague-revolutionnaire
Traducido de http://www.europe-solidaire.org/spip.php?article41302
Traducción: Faustino Eguberri para viento sur

 1/ El envío de una delegación interministerial tras la manifestación del 18 de mayo a la que se suponía hacer la demostración de que el gobierno busca soluciones ha sido acogida como se debe. Un obrero del puerto de Alhucemas ha explicado al Ministro de Agricultura y Pesca que no tenía tiempo de escuchar (sus tonterías). El Ministro de Educación ha sido recibido con manifestaciones, obligándole los estudiantes a presentarse en medio de ellos y a responder a sus intervenciones, haciéndole luego que se fuera de forma precipitada. El Ministro del Interior, de visita en una zona marcada por un conflicto producido por la expropiación de campesinos en la provincia de Alhucemas, ha sido rodeado por los habitantes ante su negativa a explicarse ante todos ellos, al aire libre y frente a los medios. Los habitantes han bloqueado su helicóptero durante dos horas a la vez que gritaban consignas. Estos hechos pueden parecer anecdóticos pero revelan un hecho: la fractura entre las élites y el pueblo, el retroceso del miedo, la insolencia rebelde de los pobres cuando tienen conciencia de sus derechos.

BRASIL: CEBRASPO; TODA SOLIDARIEDADE AOS CAMPONESES DE PAU D'ARCO! VIVA A LUTA PELA TERRA!

TODA SOLIDARIEDADE AOS CAMPONESES DE PAU D'ARCO! VIVA A LUTA PELA TERRA!

CAMPONESES RETOMAM ÁREA ONDE OCORREU MASSACRE NO SUL DO PARÁ

Num exemplo de combatividade e altivez centenas de famílias retomaram a área onde 10 camponeses foram chacinados a cerca de um mês atrás dos camponeses chacinados a um mês atrás. Nesta atitude os camponeses em luta pela terra no Brasil dão um claro recado que não recuarão frente aos assassinatos e execuções promovidas pelo latifúndio, e no caso desta última, pelos agentes de repressão do Estado brasileiro.
Não teria resposta melhor do movimento camponês pois lutar pela acesso a terra não é crime, pelo contrário, é um direito. O CEBRASPO convoca todas as entidades a apoiarem e se solidarizarem com o movimento camponês combativo, que mesmo sob a criminalização, perseguição e assassinatos,  da exemplo de qual caminho se deve seguir para conquista dos seus direitos

Foto: andblog.com.br

ABAIXO O MASSACRE NO CAMPO! TERRA PARA QUEM VIVE NELA E TRABALHA!
A ação planejada das Polícias Civil (Delegacia Especializada em Conflitos Agrários – DECA) e Militar do estado do Pará, que levou, no último dia 24/05, à morte de pelo menos 10 camponeses que é  estavam acampados próximos à Fazenda Santa Lúcia, município de Pau D’Arco, sudeste do estado, não foi um caso isolado.
A região onde aconteceu a matança tem uma longa história de conflitos agrários e violações de direitos cometidos pelo Estado brasileiro.
Em 2007 ocorreu a famigerada "Operação Paz no Campo", uma verdadeira operação de guerra contra camponeses que ocupavam a fazenda da Forkilha também no sul do Pará. O resultado desta operação, que moveu mais de 400 agentes da repressão, foram centenas de camponeses torturados, e dezenas de mortos e desaparecidos.

Nessa mesma região, em abril de 1996, a PM/PA realizou o tristemente célebre Massacre de Eldorado dos Carajás, no qual 19 camponeses do Movimento dos Trabalhadores Rurais Sem Terra (MST) foram assassinados, e dezenas feridos e mutilados. Apenas dois comandantes da PM foram condenados pelas atrocidades, em processos e julgamentos denunciados por enormes irregularidades pela Anistia Internacional, entre outros órgãos.
Ainda sob o regime militar, a resistência popular organizada na chamada Guerrilha do Araguaia foi esmagada com assassinatos, torturas e desaparecimentos massivos, condenáveis pelas legislações nacional e internacionais. Em dezembro de 2010, a Corte Interamericana de Direitos Humanos da Organização dos Estados Americanos (OEA) condenou o Brasil por não ter punido os responsáveis pelas mortes e desaparecimentos, e determinou que sejam feitos todos os esforços para localizar os corpos dos desaparecidos. O Tribunal concluiu que o Estado brasileiro é responsável pelo desaparecimento de 62 pessoas, ocorrido entre 1972 e 1974.  
O pano de fundo dessa história de violência e injustiça é uma enorme concentração da propriedade da terra. No Pará, apenas 8% dos proprietários rurais controlam 69% do solo. Embora nessa parte do país a concentração seja ainda mais extrema, essa é uma realidade de todo o Brasil, que tem inclusive se agravado nas últimas décadas. A área ocupada pelos latifúndios passou de 214,8 milhões de hectares em 2003, para 318 milhões em 2010 (quase 50% de aumento). Entre 2010 e 2014, mais 6 milhões de hectares passaram para as mãos dos grandes proprietários. 130 mil grandes latifúndios concentram 47,23% de toda a área cadastrada pelo Incra. Em compensação, em levantamento da Liga dos Camponeses Pobres cerca de 5 milhões de minifúndios (pequenas propriedades e posses) correspondem a somente 10,2% da área cadastrada. Diante de tamanha desigualdade, consideramos legítimos e apoiamos os movimentos de ocupações e retomadas, que por todo o Brasil são organizados por camponeses sem terra ou com pouca terra, povos indígenas e quilombolas. Se o Estado nada faz de efetivo para erradicar a desigualdade, o povo tem o direito e o dever de buscar a justiça através de sua própria organização e ação.
Um componente fundamental nesse agravamento da violência é o comportamento do Judiciário, que tem expedido numa velocidade sem precedentes ordens de reintegração de posse, que geralmente redundam em conflitos violentos.
O Estado brasileiro não só não promove a justiça como ainda é o principal agente da violência contra a organização e a luta popular no campo. Quando não a executa diretamente através de seus órgãos repressivos (polícias e eventualmente as Forças Armadas), o Estado se omite ou se vincula clandestinamente aos pistoleiros armados e pagos pelo latifúndio, como já foi demonstrado por investigações em vários casos. A violência na luta pela terra tem aumentado significativamente nos últimos anos. Segundo dados da CPT (Comissão Pastoral da Terra), em 2015 aconteceram 49 mortes no campo, 61 em 2016, maior número desde 2003. Agora em 2017, incluindo as 10 vítimas de Pau D’Arco, já são 36 mortos. Desses, 9 foram assassinados numa única chacina há um mês atrás, em Colniza, norte do Mato Grosso, crime executado por pistoleiros. Ou seja, não só as mortes têm aumentado, como os episódios têm sido mais sangrentos, numa dimensão que não era observada desde os anos 1990, época da Heróica Batalha de Corumbiara (Rondônia) em 1995, e do massacre de Eldorado dos Carajás em 1996.
Esse recrudescimento da violência das oligarquias sociais e políticas composta por grandes burgueses e latifundiários, uma verdadeira deriva fascistizante do Estado brasileiro, ganha maior alento conforme se aprofunda a crise econômica, política, e moral do velho estado. E quanto mais se aprofunda a miséria em que vive o povo, e este responde com luta e organização os governos de turno, seja qual sigla for, como nos mostra a história, sempre respondem com repressão.
Esse é o contexto da Chacina de Pau D’Arco! A violência contra os camponeses tem que ser repudiada por todos os setores democráticos e progressistas do país, inclusive porque é parte de uma violência crescente que se abate sobre toda a sociedade, e o apoio e solidariedade a sua luta devem vir na mesma altura.

ABAIXO A CRIMINALIZAÇÃO DA  LUTA PELA TERRA!
TERRA PRA QUEM NELA VIVE E TRABALHA!

Alerta sobre el camarada Kevin "Rashid" Johnson. ¿Donde han llevado a nuestro camarada, hermano y maestro?



El blog Democracy and Class Struggle, miembro de RBC, ha propuesto que se difunda y traduzca el siguiente artículo en solidaridad con el camarada de EEUU Kevin "Rashid" Johnson, en el que se exige que cese el abuso y se haga público dónde lo tienen encarcelado.

RBC se encuentra solidariamente comprometida con la lucha mundial por la inmediata liberación de todos los presos políticos y prisioneros del imperialismo y de la guerra revolucionaria
***

Sus partidarios han recibido la noticia de que Kevin "Rashid" Johnson fue sacado por oficiales de policía de Virginia y sacado de la cárcel de Clements el  pasado jueves, 23 de junio. Ya no está en manos del Departamento de Justicia Criminal de Texas. NO SABEMOS DÓNDE ESTÁ O DÓNDE LO HAN LLEVADO.
Rashid es el Ministro de Defensa del Nuevo Partido Africano de las Panteras Negras (Sección Prisiones); él es un prisionero activista de Virginia  y un comunista revolucionario. Como resultado de su activismo, ha sido transferido repetidamente fuera del estado,  en virtud de una disposición llamada el "Pacto Interestatal", que se usa para alejar a los prisioneros rebeldes y exiliándolos a lugares donde no tienen amigos, apoyo, etc. Durante los últimos cuatro años, Rashid ha sido retenido en Texas, donde ha sido golpeado, amenazado, se le han confiscado sus propiedades, ha sido acusado de delitos falsos, y más. Sin embargo, utilizó su tiempo allí para forjar conexiones con otros presos y escribir una serie de poderosas denuncias sobre la violencia, negligencia médica, abuso y asesinato en el sistema penitenciario de Texas.

Las transferencias pueden ser oportunidades para que los funcionarios de prisiones  reorganicen de nuevo la represión y el abuso. Rashid fue golpeado cuando fue llevado por primera vez a Texas y perdió gran parte de sus propiedades en aquel momento ¡Sus partidarios de fuera de las cárceles y las personas preocupadas por los derechos de los prisioneros y el respeto de la dignidad humana básica necesitan asegurarse de que esto no va a volver a suceder!
A QUIEN LLAMAR:
Sr. Terry Glenn, Supervisor Interestatal
Departamento de Correcciones de Virginia
CORREOS. Código Postal 26963
Richmond, VA 23261-6963
Teléfono: (804) 887-7866
Fax: (804) 674-3595
Guión de la llamada o carta:
Llamo en nombre de Kevin Johnson, recluso de Virginia número 1007485. Soy un amigo del Sr. Johnson y estoy muy preocupado por su bienestar y seguridad. Entiendo que fue sacado recientemente por el Departamento de Correcciones de Virginia de la Prisión de Clements en Amarillo, TX.
¿Dónde lo han llevado? ¿Será devuelto a Virginia donde su familia puede visitarlo?
Exijo que el señor Johnson sea trasladado a Virginia. Que TODOS sus bienes, incluyendo TODOS sus materiales legales y su máquina de escribir, se le entreguen en su nueva ubicación, y que su transporte sea seguro y el trato humano.

Por favor, háganos saber a través de los comentarios o por correo electrónico (krj.nabpppc@gmail.com) si sabe donde han trasladado a Rashid, o lo que nos quiera decir.

Documento del CC del PCI (m) traducido por la Red de Blogs Comunistas.

Comunicado del CC del PCI (M), condenando los brutales asesinatos de los camaradas Kuppusamy y Ajitha

Resultado de imagen de red de blogs comunistas naxalitasLa Red de Blogs Comunistas (RBC) ha traducido un comunicado del Partido Comunista de la India (Maoísta) de finales del pasado año, aunque publicado reciéntemente, en el cual se condena el asesinato a sangre fría del camarada Kuppusamy, miembro del Comité Central y Secretario del Comité Especial de Zona de las Ghats Occidentales, y de la camarada Ajitha, miembro del Comité Especial de Zona y encargada del movimiento urbano en Tamil Nadu, que fueron detenidos  y asesinados brutalmente por las infaustas fuerzas mercenarias locales y estatales cerca de la aldea de Kalkulam, al servicio del fascismo hindú.

En el comunicado se condena igualmente el colaboracionismo del revisionista Partido Comunista Marxista (PCM), que gobierna en Kerala, dirigido por Pinarayi Vijayan, que, mientras la población indígena y las masas sufren la represión del fascismo hindú "se dedica a hacer teatro, aclamando, por un parte, al líder revolucionario cubano Fidel Castro tras su muerte y organizando actos de conmemoración por todo el estado y, por otra, yendo de la mano del gobierno central nacional-hinduista-fascista de Narendra Modi para cortar de raíz el ascendiente movimiento revolucionario que dirige el PCI (Maoísta)".


***

PARTIDO COMUNISTA DE LA INDIA (MAOÍSTA)
COMITÉ CENTRAL
15 de diciembre de 2016
¡CONDENAR LOS BRUTALES ASESINATOS DE CAMARADAS KUPPUSAMY Y AJITHA!
El 24 de noviembre de 2016, el camarada Kuppusamy, miembro del Comité Central y Secretario del  Comité Especial de Zona de las Ghats Occidentales, y la camarada Ajitha, miembro del Comité Especial de Zona y encargada del movimiento urbano en Tamil Nadu, fueron detenidos vivos y asesinados brutalmente por las infaustas fuerzas mercenarias locales y estatales cerca de la aldea de Kalkulam, en la zona boscosa de Nilambur, en el distrito de Malappuram, en el estado de Kerala. La policía, como es habitual en estos casos, afirmó que “una patrulla de las fuerzas especiales fue atacada por los maoístas. En respuesta, las fuerzas policiales se vieron obligadas a hacer uso de sus armas y dos personas resultaron muertas”. Lejos de ser así, se trató, en el marco de las políticas de conflicto de baja intensidad, de una ejecución perfectamente planificada de dos dirigentes cuya finalidad es liquidar el Partido maoísta. Debido a los problemas de salud de los camaradas mártires, el pelotón nadugani había acampado en esa zona con muy pocos efectivos. Cientos de miembros de las fuerzas especiales fuertemente armados atacaron el campamento, capturaron a ambos camaradas vivos, los torturaron y los asesinaron brutalmente. Después de este incidente, la policía desencadenó una inusual campaña de terror y de propaganda goebbelsiana contra el Partido maoísta por toda Kerala, amenazando a la población local para que no apoye a los maoístas. También han amenazado a los familiares de los camaradas mártires. Los periodistas y los activistas de derechos humanos que están tratando de esclarecer la verdad también han sido agredidos e incluso a algunos se les ha expulsado de la zona.
Resultado de imagen de red de blogs comunistas india 
Mientras tanto, el revisionista Partido Comunista Marxista (PCM), que gobierna en Kerala y dirige el fascista Pinarayi Vijayan, se dedica a hacer teatro, aclamando, por un parte, al líder revolucionario cubano Fidel Castro tras su muerte y organizando actos de conmemoración por todo el estado y, por otra, yendo de la mano del gobierno central nacional-hinduista-fascista de Narendra Modi para cortar de raíz el ascendiente movimiento revolucionario que dirige el PCI (Maoísta) en la zona trifronteriza de las Ghats Occidentales. Sueñan despiertos si se piensan que podrán acabar con el movimiento revolucionario matando a sus dirigentes. Un partido revolucionario no desaparece por la muerte de sus dirigentes porque su guía es la teoría científica del marxismo-leninismo-maoísmo. Olvidan la amarga lección que recibieron del pueblo de Midnapore, en Bengala Occidental. Intentan evitar que las masas oprimidas avancen por la senda revolucionaria. Llegará sin duda el día en que el pueblo les dará su última lección. Pronto caerán los elementos antipopulares.
El camarada Kuppusamy (Manju, Prasad) nació en el seno de una familia dalit, pobre y oprimida, en el distrito de Krishnagiri, en el estado de Tamil Nadu. Tras terminar sus estudios, trabajó en la empresa L&T en Bangalore, en el estado de Karnataka. Entró en contacto con el Partido en 1979-80. Era uno de los miembros del núcleo dirigente del antiguo partido PW [“Guerra Popular”] de Karnataka. Éste, más tarde, se transformó en Comité Estatal, del que formó parte el camarada Kuppusamy. Como dirigente, organizó a las masas de Karnataka en diferentes asuntos. En especial se consagró a la tarea de organizar a los trabajadores y a las amplias masas de oprimidos de la ciudad de Bangalore y de sus alrededores. En 1992, se mantuvo firme al lado del Partido en la lucha contra el oportunista Kondappalli Seetharamaiyya, antiguo secretario del otrora Partido Guerra Popular. Fue elegido secretario del Comité Estatal de Karnataka en 1993, miembro del Comité Central en el IX Congreso de 2001 y reelegido en el Congreso de la Unificación de 2007, celebrado tras la fusión del PCI (Maoísta). Trabajó como miembro de la oficina regional del suroeste y desarrolló el Partido en los estados meridionales. Defendió muy especialmente las aspiraciones nacionales del pueblo tamil en Sri Lanka. Analizó brillantemente la derrota de los Tigres de Liberación de Eelam Tamil (LTTE) desde una perspectiva marxista y trató de organizar un amplio movimiento de solidaridad con ellos. Se entregó a la tarea de dinamizar el movimiento revolucionario en los estados del sur del país, algo estancada, y desempeñó un papel importante en la lucha contra la línea oportunista que se había convertido en un obstáculo en Karnataka y Tamil Nadu, reconduciendo el Partido hacia el camino revolucionario. Defendió firmemente el marxismo-leninismo-maoísmo en situaciones de extraordinaria complejidad, en medio de vueltas y revueltas, de altibajos y hasta de la traición de renegados opuestos al desarrollo del movimiento revolucionario en el sur de la India, donde el camarada Kuppusamy se atrevió a abrir un frente de guerra en la zona trifronteriza de las Ghats Occidentales. Contribuyó activamente a la unión de todas las auténticas fuerzas revolucionarias y desempeñó un papel importante la fusión del PCI (Maoísta) y el PCI Marxista-Leninista (Naxalbari). Fue un intelectual revolucionario del proletariado que, a diferencia de los intelectuales burgueses, se elevó desde la condición de oprimido.
La camarada Ajitha (Kaveri) nació en Chennai, en Tamil Nadu. Entró en contacto con el Partido a principios de los años 90 y fue dirigente de la organización de mujeres Tamil Nadu Pennurimai Kazhagam. Dirigió muchas luchas contra la violencia sobre las mujeres e incorporó a muchas de ellas al camino revolucionario. Cuando el Partido en Tamil Nadu sufrió graves pérdidas en 2002, pasó a la clandestinidad y comenzó a dirigir las organizaciones urbanas de masas. En especial, participó activamente en la organización de varios conflictos sindicales. Desempeñó un papel destacado en la lucha contra la línea oportunista que surgió en Tamil Nadu. Aunque su compañero se sumó a la línea oportunista y abandonó el combate, Ajitha se mantuvo firme al lado del Partido. Ajitha Luchó implacablemente contra la dominación masculina tanto dentro como fuera del Partido. Tras la caída de 4 miembros del Comité Especial de Zona en Coimbatore, la policía intentó detenerla varias veces. De acuerdo con las directrices del Comité Especial de Zona, Ajitha permaneció en la selva, dirigiendo el movimiento urbano.
Camaradas,
A día de hoy, cientos y cientos de miles de personas luchan por todo el país contra las políticas antipopulares de gobierno central del fascista Modi, respaldado por el fascismo brahmánico-hinduista. Todas esas personas están tomando clara conciencia de que el PCI (Maoísta) es el único partido revolucionario que puede liberar a las masas trabajadoras de la espantosa situación social en que viven. Los oprimidos de todo el país están cada vez más organizados bajo la dirección del PCI (Maoísta), razón por la que las clases dominantes han venido adoptando diversas tácticas represivas y propagandísticas con el fin de liquidar al Partido. Incluso han pretendido apaciguar todo tipo de luchas populares y democráticas, desviando la atención del creciente descontento social. Es cierto que el martirio de los dos camaradas dirigentes, Kuppusamy y Ajitha, es una grave pérdida no sólo para el movimiento de las Ghats Occidentales, sino también para el resto del país. Pero un partido revolucionario siempre supera las pérdidas. Estos dos dirigentes ejemplares entregaron sus vidas inestimables en pos de la liberación de las masas trabajadoras del hambre, la pobreza y la opresión. Vivieron y sacrificaron sus vidas por la noble causa del Comunismo, por los ideales de una sociedad sin clases. Una vez más mostraron el camino glorioso de nuestros mártires, su compromiso para con la Causa y el pueblo, su desinterés, su nadar a contracorriente, su disposición a soportar cualquier privación, su espíritu bolchevique. Y lo demostraron cuando los gobiernos fascistas central y estatal desplegaban sus infames fuerzas para aplastar el floreciente movimiento revolucionario en la zona trifronteriza de las Ghats Occidentales. Su sacrificio no será en vano. La roja bandera revolucionaria lo es cada vez más por la sangre derramada de miles de mártires heroicos en el curso de la lucha contra el enemigo. El pueblo y la guerrilla darán resuelto cumplimiento a los sueños de nuestros mártires con la debida respuesta al enemigo. El Comité Central de PCI (Maoísta) condena enérgicamente los brutales asesinatos de los camaradas Kuppusamy y Ajitha, y llama a los trabajadores, campesinos, estudiantes, jóvenes, intelectuales, a las nacionalidades oprimidas y a los sectores oprimidos de la sociedad,  incluidos los dalits, los adivasis y las minorías religiosas, a condenar los falsos enfrentamientos, que no son sino brutales asesinatos, y a unirse y organizarse con la suficiente amplitud y fuerza para hacer frente por todos los medios posibles a la ofensiva de la clase dominante.
Saludos revolucionarios,
Abhay
Portavoz,
Comité Central

PCI (Maoísta)

ALEMANIA: Video de las movilizaciones contra reunión del G 20 en Hamburg.

domingo, 25 de junio de 2017

EEUU.: La segunda muerte de Philando. Un articulo de Mumia Abu Jamal


 
 
Por Mumia Abu-Jamal
 
El video nos deja atónitos.*
 
Una mujer está llena de rabia, su voz lenta y controlada mientras un policía le apunta con su arma de fuego. A su lado, su amante sangra, a punto de perder su vida y su hija pequeña observa con lo que solo se puede describir como asombro.
 
Philando Castile está muriendo mientras el debate continúa. Pero no con él, sino sobre él.
 
El arma del policía tiembla y sobresalta, apunta a esta mujer, mientras la voz del policía también tiembla y sobresalta, con miedo en cada aliento.
 
El policía, Jerónimo Yanez acaba de asesinar a Philando e intenta explicar por qué.
“Estaba moviéndose. Iba a sacar una pistola”, dijo.
 
Castile, dijo su novia Diamond Reynolds, iba a sacar su cartera para enseñarle su licencia de conducir y su permiso para portar armas.
 
¿Por qué los detuvieron?**
 
Por una calavera rota, dijo Yanez.
 
Un año después, un jurado liberó a Yanez de su ansiedad al encontrarlo ‘no culpable’ de homicidio involuntario.
 
Un jurado creyó el cuento de Yanez, de que el hombre negro era un sospechoso de robo.
 
Una vez más un jurado creyó que la vida de un Negro no tenía ningún valor intrínseco y podría ser tratada como basura, quemada y descartada como un par de zapatos viejos.
El nombre de Philando Castile se suma a una lista tan larga como la vida misma, sacrificada en el altar del temor blanco.
 
Desde la nación encarcelada, soy Mumia Abu-Jamal.
 
 
*Facebook Live Video grabado por Diamond Reynolds del asesinato de Philando Castile. Ella pensaba que el policía lo había disparado en el brazo, pero le dio cuatro disparos en el pecho. https://www.youtube.com/watch?v=6DUfa4LTgOs
** Dashcam Video revelado por la policía después de que el policía asesino Jerónimo Yanez fue absuelto un año después. https://www.youtube.com/watch?v=u34vudAEcsY

18 de junio de 2017
Audio grabado por Noelle Hanrahan: www.prisonradio.org
Texto circulado por Fatirah Litestar01@aol.com
Traducción Amig@s de Mumia, México

Odio de Clase

INDIA: Emboscadas del EGPL causan bajas entre las fuerzas represivas.



correovermello-noticias
New Delhi, 25.06.17
Fuentes de la prensa india informan de varias emboscadas mortales contra fuerzas represivas por parte de unidades del Ejercito Guerrillero Popular de Liberación en el distrito de Sukma en Chhattisgarh.
Una primera emboscada en el bosque de Dondamarka, el pasado día 24, contra unidades de la DRG y CoBRA dejo cinco agentes heridos de gravedad y una segunda emboscada cerca de la aldea de Durma causo la muerte a dos miembros de la Guardia de la Reserva del Distrito (DRG). En el encuentro habría muerto también un combatiente revolucionario

viernes, 23 de junio de 2017

Canción de la Revolución de Octubre (con bellas imagenes de cuadros revolucionarios)

Maoists are the Real Communists - Jaison C Cooper / Los maoístas son los auténticos comunistas. Un articulo de Jaison Cooper /Avani News


Why the Left vanguard is such a misunderstood lot

Itʹs 50 years and the spirit continues. Itʹs a movement that has been loved and hated by many alike. Itʹs also a movement nobody can never ignore. But has it been understood properly? Lots of blood, violence, sacrifice, nostalgia, romance and adventurism have been attached to it. There is no limit to the misunderstanding on the Naxal movement in India.
Of course the state, its propaganda machinery and the media supporting it, has always succeeded in portraying it in a different light. The Naxalʹs inability to get over this also has contributed to this misunderstanding.
Firstly, the Naxalite movement is not the handiwork of some angry young men as often portrayed.
Itʹs the social conditions that existed during the late sixties and seventies that gave birth to it.
Somewhere in India, it had to happen and it happened in Naxalbari, the Bengal village.
Hopes were soaring high when India got independence from the British.
But soon hope gave way to disillusionment.
Those who had pinned their hopes on the Communist Party of India were also disappointed.
The great Telangana armed struggle, which many thought had the potential to lead the revolution, was deceitfully withdrawn.
The discontented cadres formed CPI-M. But that experiment too proved to be an attempt in vain. Internationally too discontent was brewing.
The Soviet experience was proving to be a failure.
But Mao stood up as beacon of hope. ʹBombard the party headquartersʹ was the call from China.
The Great Proletarian Cultural Revolution showed the path.
As Tariq Ali said, those were street fighting years.
Naxalbari was inevitable as were the liberation movements in Latin America, the martyrdom of Ernesto Che Guevara, the student revolt in Paris and the Black Panthers in the US.
Naxalbari movement and the current that followed was the result of an ambition to carry out the Indian revolution.
It broke away from revisionist tendencies that had gripped CPI and CPIM. And it categorically made clear the path of Indian revolution.
It was armed struggle with agrarian revolution as its content. And it made comparatively better analysis of Indian societiesʹ class characters and existing modes of oppression. Fifty years on, and now itʹs described as the greatest internal threat to the system.
Definitely itʹs a description the Naxalites would be proud of. As said earlier, many misunderstandings exists among people with regard to the Naxalites.
Many seem to view them as different from communists. Actually Naxalites or Maoists, as they are known now, are communists themselves.
In fact, their contribution in developing Marxism-Leninism-Mao Thought into Marxism Leninism Maoism, in short Maoism, itself along with Peru Communist Party is acknowledged by most communist parties across the globe.
After the setback Marxism faced following the capitalist restorations both in Soviet Union and China and the postmodern onslaught that denied any role of a vanguard party, Naxalites came forward and boldly addressed the challenges ideologically .
Yet another misconception about Naxalites is that their party is for the uplift of adivasis as their strongholds happens to be adivasi belts of India.
The Maoist party is actually not an adivasi party , itʹs a communist party that aims to engineer a New Democratic Revolution in India.
Unlike mainstream communist parties, Naxalites honestly tried to address distinct questions like caste and made headway in these fields.
No wonder an adivasi like Misir Besra and a dalit like Milind Teltumbde are leading the movement.
Naxalites might not have succeeded in making revolution.
But the impact it has created in India canʹt be denied.
Be it in the field of culture and literature or any other field, nobody can downplay the role played by them.
Even the new social movements opposed to Marxism were initiated by former Naxalites across India. Even so-called development work in backward areas are to counter Naxalites.
In a state like Kerala, the namesake land reform was made thanks to the growing influence of Naxalites and some of their violent acts.
As a party banned in the country , the Maoistsʹ strength canʹt be assessed easily .
But itʹs obvious that despite severe oppression they remain strong.
A system that is violent to the core, will find it difficult to counter Naxal violence.
From direct violence using armed forces to structural violence, including poverty and inequality , the state remains violent to the core.
The sole solution is giving up this violence. As long as this doesnʹt happen, Naxalites are likely to thrive.
The march will continue.

The writer is a human rights activist

jueves, 22 de junio de 2017

GALIZA: En liberdade os independentistas detidos en Ourense, Compostela e Vilaboa nun operativo ordenado pola Audiencia Nacional.


Centos ateigan o local da Gentalha para receber o independentista Antom Santos
Unha imaxe do recebemento a Antom Santos en Compostela. Foto de GZ Contrainfo  
Están acusados de enaltecemento do terrorismo. Os axentes procederon a rexistrar as vivendas. Ministerio do Interior fala de 'Operación Jaro II' e di que é continuidade do operativo realizado contra Causa Galiza en 2015. O organismo anti-represivo Ceivar, do que fan parte as detidas, convocou concentracións para esta tarde en varias localidades.
Axentes da Garda Civil procederon na mañá desta cuarta feira, 21 de xuño, á detención de Iria C., Ugío C. e Afonso L, militantes de Ceivar, nun operativo ordenado pola Audiencia Nacional. Segundo a versión do Ministerio do Interior,  as tres persoas detidas "dirixían un entramado de enaltecimiento e xustificación" do terrorismo de Resistencia Galega". Unha acusación  que tería como principal argumento, segundo fontes consultadas polo Sermos, o acto de recebemento que o pasado 14 de maio se realizou en Compostela ao preso independentista Antom Santos. Porén, o Ministerio afirma que os arrestos son continuidade da Operación Jaro, desenvolvida en 2015 e na que se detivo 9 independentistas de Causa Galiza. Os axentes procederon ao rexistro dalgunhas das vivendas dos detidos.

As detencións producíronse en Compostela, Vilaboa e Ourense e as persoas detidas son trasladadas á Comandancia da Garda Civil de Compostela. Os detidos foron ficando en liberdade a primeira hora da tarde.
gz contrainfo uxio iria alfon
Desde Causa Galiza denuncian nun comunicado o que consideran máis un capítulo “na persecución e criminalización do independentismo galego” . Agora Galiza pide a liberdade inmediata das persoas detidas. Desde Galiza Nova consideran que as detencións procuran "desprestixiar o independentismo e o nacionalismo, ao mesmo tempo que se crea unha situación de alarma entre o pobo galego". Briga, tamén nun comunicado, sostén que este operativo demostra que "no Estado espanhol o compromisso, a solidariedade, o ativismo social e cultural, a responsabilidade e o amor coletivo nom som valores a preservar mas a perseguir e condenar".

ESTADO ESPAÑOL: La Coordinadora Antifascista de Madrid convoca rueda de prensa para mañana vierne ante el brutal desalojo del CPO La Trinchera.



El próximo viernes 23 de Junio a las 12:00h en la C/ de la Infanta Mercedes, 93 tendrá lugar una rueda de prensa convocada por la Coordinadora Antifascista de Madrid para tratar los graves hechos producidos tras el desalojo ilegal del CPO La Trinchera, un espcio que fue liberado hace una semana y media por la Coordinadora Antifascista de Madrid y que fue desalojado de manera irregular saldándose con la detención de 7 personas, varias de las cuáles han tenido que ser hospitalizadas por las lesiones provocadas por la actuación policial. Una de ellas, con dolencias cardíacas, ha tenido que ser operada a consecuencia de la negación de atención sanitaria durante su detención.
¡Os esperamos!
Aprovechamos también para agradecer las increíbles muestras de afecto que nos habéis mostrado estos días.
NOTA DE PRENSA:
Madrid, a 20 de Junio de 2017
Este domingo 18 de junio, en C/Infanta de las Mercedes, 93 tuvo lugar otro abuso de poder por parte de la policía.
Hace una semana se liberó un edificio abandonado desde hace años, haciéndose pública esta ocupación el día 18 de junio. Esa misma mañana la policía se personó en el centro y dos personas se identificaron como portavoces, iniciándose así el proceso judicial.
Sin embargo, pasadas las 10 de la noche, sin previo aviso, 10 furgones de la UIP se presentaron en el centro. Sin identificarse como policías, intentaron tirar la puerta abajo. Finalmente, entraron tirando abajo la pared, causando lesiones a quienes se encontraban en el interior. Cuando consiguieron entrar, procedieron a desalojar el inmueble de manera extremadamente violenta y sin intención de dialogar, con los números de placa ocultos y sin mostrar ningún tipo de orden judicial, mostrándose algunos de ellos especialmente "alterados".
Los ocupantes del edificio, al percatarse de que se trataba de los antidisturbios, no ofrecieron ningún tipo de resistencia, tirándose muchos de ellos al suelo con las manos en la cabeza, situación que aprovecharon los agentes para golpearles de manera indiscriminada. El ensañamiento fue tal que hasta un antidisturbios tuvo que parar a un compañero suyo diciendo "para, que lo vas a matar".
Un grupo de chicas que se encontraba en el edificio fueron registradas de forma intimidante y vejatoria. La agente que les registró les quitó la camiseta delante de otros agentes y les tocó los pechos y sus órganos genitales de manera humillante. Esto provocó que a una de estas chicas le diera una crisis nerviosa, lo que hizo que la policía le tratara de manera aún más violenta y la redujese contra las escaleras. Además, los agentes hicieron numerosos comentarios machistas y misóginos, así como comentarios racistas a personas migrantes.
Durante el trascurso de los hechos, 6 personas fueron detenidas (uno de ellos de 16 años). Curiosamente, los policías que les detuvieron, conocían sus nombres antes de incluso identificarles, a pesar de que ninguno de ellos tiene antecedentes y no viven en Madrid capital. Todos eran del mismo pueblo, Alcobendas, lo que muestra que estamos ante una caza de brujas y los policías sabían previamente a quién detener.
Una vez esposados en el suelo, los detenidos siguieron siendo golpeados, estando alrededor de una hora tumbados en el suelo, recibiendo amenazas y golpes si miraban a los agentes para que no pudieran identificarles. Durante este tiempo, los policías se dedicaron a golpear el suelo a su lado con todo tipo de herramientas y objetos contundentes que encontraron en el edificio, y se los llevaron diciendo que lo tenían los detenidos. Llegando a decir que uno solo de los detenidos llevaba un escudo, un casco, una pesa, un martillo y un tirachinas, y que otros dos llevaban cascos y martillos. Algo que se desmonta fácilmente ya que todos los acusados de llevar casco, tienen brechas o contusiones en la cabeza, así como lesiones de cubrirse de los golpes.
Todos fueron trasladados a comisaría. Allí, los malos tratos no cesaron. Uno de los detenidos perdió la movilidad de parte de los dedos a causa de las horas que les tuvieron esposados, con los grilletes fuertemente apretados. Transcurridas estas horas llegó el SAMUR a comisaría, atendiendo a los detenidos con un trato totalmente deficiente, rozando la omisión del deber de socorro. Uno de ellos, que tiene problemas cardíacos, estaba sufriendo taquicardias en ese momento, y no recibió la asistencia médica pertinente, teniendo que ser ingresado nada más salir del juzgado de declarar, y operado de urgencia al día siguiente. A los detenidos que tenían brechas en la cabeza no les dieron puntos de sutura, para evitar así, que estas lesiones sean consideradas graves jurídicamente hablando.
Al día siguiente, todos los detenidos fueron puestos en libertad con cargos, siendo acusados de un delito de usurpación y atentado agravado por el uso de objetos peligrosos, cargos fruto de un montaje policial que solo pretende criminalizar a la juventud combativa que crea espacios alternativos, solidarios y libres de discriminación para los vecinos y vecinas.
Coordinadora Antifascista de Madrid
---------

martes, 20 de junio de 2017

BRASIL: Nota do CEBARASPO; Abaixo a Operaçao Caçada Verde na Índia!


ABAIXO A OPERAÇÃO CAÇADA VERDE NA ÍNDIA!

Reproduzimos matéria de denúncia sobre a criminosa Operação Caçada Verde do Estado indiano:
O Estado Indiano declarou guerra ao povo, e pôs em movimento 150 mil tropas nos Estados das regiões central e leste do país, para ameaçar, prender e assassinar pessoas, e expulsar povos tribais e camponeses de suas terras milenares. Trata-se da Operação “Caçada Verde”, em pleno curso nos dias atuais, levada a cabo a pretexto de combater os Naxalitas, nome dado aos combatentes do Exército Guerrilheiro Popular de Libertação (EGPL), dirigido pelo Partido Comunista da Índia (Maoísta).
O real contexto
O Estado Indiano, umbilicalmente associado ao imperialismo, tem ao longo dos anos atacado povos tribais (chamados de Adivasis) para expulsar-lhes das suas terras milenares. Tratam-se de terras riquíssimas em recursos minerais e naturais, e há interesse direto de grandes corporações (como Tata, Essar, Jindal e Mittal) nessas terras.
Nos dados do Censo de 2001, os Adivasis (ou povos tribais) correspondiam a mais de 84 milhões de pessoas em todo o país, preservando uma cultura milenar e modos de produção e de propriedade coletiva, bem como uma estrutura de poder própria. Esses povos têm dado uma importante contribuição à filosofia, linguagem, costumes no país, e também às lutas de resistência desde a colonização britânica no século XVII.
De acordo com a legislação indiana, as terras dos povos tribais são protegidas sob o nome de Áreas Catalogadas (Scheduled Areas), devendo nelas ser assegurado o controle e administração pelos próprios povos tribais. Os órgãos que exercem soberania popular são chamados de Gram Sabha, que são competentes para resolver os problemas locais.
Os Naxalitas tem desenvolvido o apoio concreto aos povos tribais, apontando o caminho da resistência armada. O Estado indiano, a pretexto de combater os Naxalitas, faz a guerra contra o povo e realiza deslocamentos massivos de pessoas visando suas terras.
Em uma entrevista transmitida a uma rádio australiana em 12 de fevereiro de 2010, Linga, uma moradora local, denuncia:
“Os moradores do meu bairro se sentem inseguros. Nós estamos sendo explorados, a nossa terra está sendo roubada. E não é o governo que está nos ajudando, mas sim os maoístas. Nenhuma lei é respeitada. Mesmo aquelas conquistadas após a independência, há 60 anos, não têm aplicação. Nós ainda temos que lutar por nossos direitos.”[i]
As forças de repressão
Em junho de 2005 foi criada uma força paramilitar chamada Salwa Judum, que quer dizer, na linguagem Adivasi, "caçada de purificação". A campanha Salwa Judum é marcada por grandes “procissões” nas vilas Adivasis, que despejam os moradores e os levam para “campos de proteção”, verdadeiros campos de concentração sem condições de vida cultural e produção agrícola, para onde as pessoas são levadas e ali ficam sem nenhuma perspectiva de futuro. As invasões Salwa Judum às vilas separam as famílias e deixam crianças desamparadas. Quem não aceita ir para os campos, se esconde nas matas densas e ali passa a viver. As pessoas são ameaçadas para não retornem às vilas. Abandonadas, as vilas são saqueadas e incendiadas.
Em dezembro de 2007, uma equipe de advogados de vários países, incluindo o Brasil, organizados pela Associação Internacional dos Advogados do Povo (IAPL), visitou vários campos de concentração e vilas abandonadas, podendo constatar de perto a situação[ii].
O Estado indiano não assume o patrocínio da campanha Salwa Judum, mas justifica sua atuação no combate aos Naxalitas.
Além das Forças Armadas regulares, o Estado atua com a Força Policial da Reserva Central (CRPF, em inglês) e SPO’s, que em português significa "agentes de polícia especiais", recrutados pelo governo entre os moradores mais jovens e pessoas com experiência em liderança, com promessas de salários, para vigiar e intimidar os povos das vilas e dos campos de concentração, ora ostentando armas pesadas, ora disfarçados para coletar informações. Os principais quadros do Salwa Judum são compostos de SPO’s pagos e armados pelo Estado.
Governantes de Chattisgarh declaram abertamente que a sangrenta guerra travada pelo exército do Sri Lanka contra o povo tâmil é a inspiração da Operação “Caçada Verde”[iii]. Nos anos de 2008 e 2009, centenas de milhares de cidadãos da nacionalidade Tamil foram mortos.
Uma frente de organizações estudantis e camponesas do Estado de Tamil Nadu (sul da Índia), em uma conferência em 30 de janeiro de 2010, afirmou:
“É uma mentira deslavada de que a guerra está sendo travada apenas porque os maoístas estão empreendendo uma luta armada. As pessoas estão fervendo de raiva com os inúmeros assaltos de recolonização. O Estado entende esse fato e também sabe que só os naxalitas têm a capacidade e a coragem para acender a centelha entre as massas. Assim, ele tenta apagar essa faísca. Este é o objetivo da caça aos Naxalitas, a Operação Caçada Verde.”[iv]
Apoio internacional
Além de inúmeras organizações populares em vários segmentos, centenas de escritores, cineastas, acadêmicos, advogados, médicos e outros intelectuais têm se unido às manifestações de massa, comícios e fóruns na Índia. As principais consignas são: cessação imediata de todas as operações armadas contra o povo; suspensão imediata de aquisições de terras e expulsões; parar as matanças extrajudiciais; libertar todos os presos políticos.
Entre esses contundentes apoiadores, está a escritora e ativista anti-imperialista Arundhati Roy, conhecida no mundo todo por romances como O Deus das Pequenas Coisas. No último dia 2 de junho, em palestra proferida em Mumbai, Arundhati Roy denunciou que a perseguição do Estado está ocorrendo também nas cidades, e que os monopólios de comunicação estão instigando sua perseguição e prisão.
“Agora que a Operação Caçada Verde começou a bater às portas de pessoas como eu, imaginem o que está acontecendo com os trabalhadores e ativistas políticos que não são bem conhecidos. Com as centenas deles que estão sendo presos, torturados e eliminados.”[v]
Em fevereiro foi comunicado o lançamento da Campanha Internacional em Oposição à Guerra contra o Povo da Índia (ICAWPI — www.icawpi.org). Várias organizações em todo o mundo têm apoiado e dado repercussão à resistência do povo à Operação “Caçada Verde”.
No dia 19 de abril, dezenas de camponeses organizados pela Liga dos Camponeses Pobres – LCP promoveram, juntamente com várias organizações populares, um protesto em frente à embaixada da Índia em Brasília, exigindo o fim imediato da Operação “Caçada Verde”. Levantaram bandeiras vermelhas e faixas em português e inglês exaltando a heróica resistência do povo Adivasi e de todos os camponeses indianos. Uma delegação de integrantes do Cebraspo (Centro Brasileiro de Solidariedade aos Povos) e da Abrapo (Associação Brasileira de Advogados do Povo) entregou um documento ao embaixador da Índia no Brasil, B. S. Prakash, que tentou intimidar o advogado da Abrapo (Associação Brasileira de Advogados do povo) dizendo que não se podia falar em matança de camponeses na Índia.
Em várias partes do mundo, organizações populares se inspiram resistência inquebrantável e crescente do povo indiano.